Commenti disabilitati su PODER DE COMPRA, NIVEL DE VIDA, TIEMPO DE TRABAJO SOCIALMENTE NECESARIO E “INGRESO NETO GLOBAL” DE LOS HOGARES, 2-31 de diciembre de 2018

(Dada la importancia de la distinción entre el poder adquisitivo y el nivel de vida, hago que este ensayo esté disponible en español, aunque todavía necesita editar errores tipográficos y otros errores. El pago neto individual sin contribuciones sociales para las redes públicas de seguridad social es una estafa monstruosa implementada por los philo-semitas nietzscheanos desde la contrarrevolución lanzada por Volcker-Reagan en 1979-1981. Este ciclo destructivo está llegando a su final miserable en todas partes del mundo, incluso en los Estados Unidos, en Chile, y en Argentina…)

Homenaje a los Gilets jaunes que tuvieron el coraje republicano de rechazar la servidumbre voluntaria

 

Concierto Víctor Jara en Perú – 17 de Julio de 1973 (Recital Completo) en https://www.youtube.com/watch?v=UhXBrp3oAIM&t=2579s

Violeta Parra Sus Mejores Exitos 2018 | Las 30 Mejores Canciones De Violeta Parra en https://www.youtube.com/watch?v=wE_cjp-_49A&t=1689s

Benedetti-Viglietti. Concierto recital a dos voces (2002) en https://www.youtube.com/watch?v=gCHCbtPDbno

JOAN MANUEL SERRAT nanas de la cebolla en https://www.youtube.com/watch?v=Eed6g_9H6NQ

Caminante no hay Camino Juan Manuel Serrat en https://www.youtube.com/watch?v=2DA3pRht2MA 

 

Contenido

Introducción

El poder adquisitivo del dinero y la medida de la “inflación”.

La canasta de consumo según el INSEE.

La canasta de consumo según Herlin.

El poder adquisitivo del dinero según la teoría cuantitativa científica – marxista – del dinero.

El tiempo de trabajo socialmente necesario por unidad de producto es el estándar universal de medición de precios relativos, no el trabajo del trabajador o el SMIC.

“Estructura de v”, “ingreso neto global” de los hogares y contrato laboral.

Notas.

Algunos artículos cuantificados sobre el nivel de vida.

xxx

Introducción

El próximo desastre social, ya anunciado, se desarrollará con la reforma de las pensiones públicas calculadas sobre la base de los puntos de jubilación. El final actual de la indexación de salarios y pagos sociales sobre la inflación es solo una introducción. Con la creciente precariedad laboral y los enormes gastos impositivos y créditos fiscales a favor de los empleadores (CICE más unos 90 mil millones de euros en exoneraciones anuales), ¡será una pena! Sobre todo porque los ingresos fiscales generales no seguirán por las mismas razones. Una de las consignas para el nuevo año 2019 debería ser “¡No toque mi jubilación! ¡Restaure el” ingreso neto global “de los hogares creando empleos RTT!”. (Tenga en cuenta que los Asuntos Sociales son una jurisdicción nacional exclusiva en virtud del Tratado de Funcionamiento de la UE que implica, como mínimo, que el Pacto Fiscal debe modificarse para tenerlo en cuenta). Del mismo modo, sin el recurso al crédito público, el financiamiento de la deuda pública seguirá siendo demasiado caro en términos socioeconómicos Ver: http://rivincitasociale.altervista.org/private-or-public-central-banks-to-defeat-speculative-and-economic-attacks-september-21-2018/  )

Hay que ser concreto porque el “poder adquisitivo” es un concepto vago, que se utiliza con mayor frecuencia fuera de contexto. Como primer paso, la próxima Reducción general de la Semana Laboral podría tomar la forma de una reducción general de la edad de jubilación, sin ningún recorte de pensión. Esto ayudaría a apoyar la demanda interna al tiempo que permite la contratación masiva de jóvenes y menos jóvenes, que ahora luchan durante casi una década en promedio, para obtener un trabajo verdaderamente estable sobre la base de lo cual planificar para el futuro. Después del primer año de transición, esta política social se autofinanciaría en gran medida sin siquiera mencionar los 20 mil millones de euros anuales desperdiciados con el programa CICE, ahora transformado en una exoneración permanente para los empleadores, sin ninguna contraparte real de los empleados!     El pretexto para este ensayo fue mi reciente lectura del libro de Philippe Herlin, Pouvoir d’achat: le grand mensonge, Ed Eyrolles, 10 de septiembre de 2018. Fue precedido por una breve nota que publiqué en apoyo del movimiento Gilets jaunes. (Esta nota está disponible en  http://rivincitasociale.altervista.org/pouvoir-dachat-mobilite-budget-mal-ficele-et-volonte-de-rattacher-les-nouveaux-serfs-la-glebe-27-11-2018/. Véanse también las notas adicionales en la categoría “Ecomarxismo” del mismo sitio, especialmente las relativas a las narrativas engañosas del IPCC que amenazan el fin del mundo para legitimar un nuevo ataque al fin de mes … La medición del CO2 utilizado por el IPCC para asustar a la población pobre de ciudadanos proviene del observatorio de Mauna Loa en Hawaii, uno de los 16 volcanes más activos del planeta, el che que habla por sí mismo …) Este libro de Ph. Herlin llegó en el momento adecuado, como lo atestigua la protesta de los ciudadanos encabezada por los “chalecos amarillos”. Uno de los elementos clave de este útil libro es recordar la contribución de Jean Fourastié, particularmente con respecto al concepto de “poder adquisitivo” y más precisamente al de “nivel de vida”. Hago abstracción

de su discurso, que encuentro confuso, pero que Herlin probablemente cree que es importante, sobre el papel de la competencia como un regulador socioeconómico efectivo. En el momento del triunfante monetarismo neoliberal, que ahora llega al final de su ciclo histórico con sus desastrosas letanías de privatizaciones y su definición más desastrosa de antidumping consagrada en la OMC, parece poco convincente, por decir lo menos.

De hecho, Herlin lo ve como un medio para promover la productividad al romper los beneficios conferidos por el monopolio y las prácticas oligopolísticas. No obstante, reconoce que este no es siempre el caso. De hecho, detrás de este acto de equilibrio se encuentra su incapacidad y la de sus referentes teóricos, incluidos Fourastié y Pareto, para combinar la composición técnica del capital con la composición del valor de cambio del capital. La bancarrota de esta combinación es letal. Sobre la base de la ley del valor de Marx, soy el único que puede cumplirla. Para hacer esto, primero tuve que desarrollar la teoría marxista de la productividad integrándola de manera totalmente coherente en la función de producción inmediata – microeconómica – y en las Ecuaciones de reproducción simple y ampliada – macroeconómica – en términos marginalistas, el equilibrio general estacionario o dinámico. Jean Fourastié no pudo ofrecer una teoría coherente de la productividad. Siguiendo a historiadores, predominantemente franceses, y otorgando prioridad a la economía, se esforzó por definir series estadísticas confiables para comprender mejor la evolución de las sociedades. Recurrió al “trabajo simple” de Adam Smith. Para este último, la “pin factory ” descompuso los oficios en tareas simples en un vasto movimiento impulsado por la industrialización y la maquinaria. Al definir “trabajo simple”, los oficios o trabajos complejos podrían evaluarse en una simple suma de trabajo específico y, por lo tanto, en una escala salarial. Fourastié siguió este camino peculiar de la economía política clásica que prevalecía antes de Marx. Tomó el « trabajo del trabajador no calificado » como un indicador concreto de « trabajo simple ». Pensó mantener con él un estándar invariable de medición válido de forma diacrónica y sincrónica. Ya a principios de los años ochenta, había demostrado que esto era falso, un error que Marx ya había demostrado. La primera forma publicada completa de mi demostración se encuentra en mi ensayo Tous ensemble de 1998. (Sección de Livres-Books de mi antiguo sitio jurásico www.la-commune-paraclet.com ). El « trabajo simple » de Smith no lo hace posible comprender la productividad microeconómica y la competitividad macroeconómica. Como veremos a continuación, el concepto operativo es el trabajo abstracto, que concretamente toma la forma del trabajo socialmente necesario para producir tal o tal mercancía.

Herlin critica acertadamente la definición y evaluación del poder adquisitivo por parte del INSEE: los Anglosajones ya conocen las shadowstatshttp://www.shadowstats.com/ – que actualmente dan la « inflación » actual alrededor del 9% en los Estados Unidos. El resume los problemas: los componentes que entran en un momento particular en la canasta de consumo promedio utilizados para medir el poder adquisitivo real – de hecho, como veremos, para medir la « inflación » -; los efectos de ponderación causados, por ejemplo, por el hecho de que varios productos reciben una elasticidad específica; y, finalmente, Herlin tiene razón al señalar el « efecto de calidad » de los componentes de la canasta, que es una forma muy marginalista de tener en cuenta la productividad … Herlin insiste acertadamente en que la canasta de consumo no incluye las contribuciones a la seguridad social o la parte que va a impuestos. Repitamos que el poder adquisitivo se usa para evaluar el impacto de la « inflación », su vocación inicial no era evaluar el nivel de vida. Herlin muestra la incongruencia de la evaluación de algunos productos recurriendo al efecto de calidad, por ejemplo, los productos electrónicos, pero insiste especialmente en la subvaloración del peso real conferido a la vivienda. ¡A través de un supuesto equivalente de alquiler, la participación de la vivienda en la canasta de consumo se da en solo 6%! Por lo tanto, propone repetir el enfoque de Fourastié con un matiz, es decir, la sustitución del trabajo del trabajador no calificado con el SMIC. Esto es para proporcionar un medio de evaluar con mayor precisión el peso específico de los componentes principales de la canasta de consumo promedio dada en fracciones del SMIC. Esta es una primera aproximación. Sin embargo, sigue siendo circular, el SMIC está sujeto a la « inflación » al igual que los otros bienes y servicios que dice medir en sus propios términos. Esta circularidad se ve agravada por el hecho de que el SMIC es un salario mínimo por hora que refleja la excesiva precariedad actual de la fuerza laboral, incluso en sus formas más atípicas, algo que distorsiona toda la estructura de precios “reales” (?) a los que uno afirmaría llegar sobre esta base « objetiva ». Repito que, para los economistas burgueses, la canasta de consumo se usó inicialmente para evaluar la « inflación » y no el poder adquisitivo de los salarios.

El poder adquisitivo del dinero y la medida de la « inflación ».

Para aprehender el tema científicamente debemos tener en cuenta su génesis. Intentaremos demostrar que el concepto marginal de poder adquisitivo es circular y que lo que comúnmente se llama « nivel de vida » técnicamente se refiere a la « estructura de v », es decir, a la estructura del « capital variable » (es decir, la fuerza de trabajo), tanto para la función de producción microeconómica como para la función de producción macroeconómica correspondiente al capital social, es decir, a la suma del Sector I de los Medios de producción y del Sector II de los Medios de consumo. Todo sistema económico debe reproducirse preferiblemente de una manera positivamente dinámica. Del mismo modo, cualquier sistema de reproducción será más viable y consistente desde el punto de vista económico, ya que su « estructura de v » reflejará con la mayor fidelidad posible los componentes sistémicos relacionados con las necesitadas y el consumo de los hogares. ¿Por qué no podemos simplemente expresar el nivel de vida de una persona en términos estrictamente monetarios? Por supuesto, porque el dinero es solo un equivalente general que debe ser evaluado de acuerdo con un equivalente universal, es decir, el valor de cambio de la fuerza laboral, el único equivalente universal que existe en el mundo económico de los bienes, el mundo de los valores de cambio. Los economistas burgueses han tratado de ocultar esta realidad. En esta área, Irving Fisher es el mayor falsificador. Fue discípulo de Böhm-Bawerk, el primer gran falsificador de la crítica científica de la economía política de Karl Marx. Él fabricó el llamado « problema de transformar el valor en precio de producción ». (1) Irving Fisher quería ser discípulo y seguidor. Böhm-Bawerk había pensado falsificar la ley del valor expuesta en el Libro I del Capital. Fisher intentó falsificar el Libro III, que Marx dedicó a la lucha de clases mediante el cual las Ecuaciones de Reproducción Simple y Ampliada, analizadas en el Libro II, fueron reformuladas por la redistribución política de los recursos comunitarios, al menos en teoría, a favor de la Comunidad, pero dentro del Modo de Producción Capitalista – MPC -, por lo tanto, de acuerdo con una clara lógica de clase desigual. (2)

El Libro III del Capital, cuya publicación se produjo después de la muerte de Marx, es una colección de manuscritos de varias épocas. La exposición de este Libro III habría sido muy diferente en muchos puntos esenciales si Marx hubiera tenido tiempo de ocuparse él mismo. Sea como fuere, su idea principal sigue siendo brillante, a saber, la lucha de clases como la fuerza impulsora de la redistribución de la riqueza creada dentro de los parámetros definidos por las Ecuaciones de Reproducción Simple y Ampliada establecidas en el Libro II. Las dos grandes e inigualables contribuciones de Karl Marx son la crítica del exclusivismo y la ley del valor. Con ellos finalmente se aclaró y estableció científicamente la comprensión de la Historia humana, la de las luchas de clases, que Giambattista Vico había descubierto en su Scienza Nuova. Para Marx, los fundamentos de la lucha de clases se encuentran en las tres fuentes de ingresos que definen tres clases sociales amplias, a saber, el salario para los proletarios, la renta para los « terratenientes » y la ganancia para los capitalistas. Marx no ignoraba las diferencias entre la renta absoluta y la renta diferencial. Me refiero a mi Tous ensemble para los detalles de esta pregunta o, en inglés, a mi Keynesianism, Marxism, Economic Stability and Growth , de libre acceso en la sección Livres-Books de mi antiguo sitio jurásico www.la-commune-paraclet.com . También traté la cuestión del falso problema de la transformación de valores en de precios producción, un falso problema disipado por la teoría marxista de la productividad que fui el único en demostrar siguiendo la lógica de Marx. Sigue siendo que la transición del feudalismo agrícola al capitalismo agrícola ha sido lenta, lo que plantea la difícil cuestión de la coexistencia bajo dominio de varios modos de producción y, por lo tanto, de la alianza estratégica entre proletarios y campesinos.

Irving Fisher, aunque estadounidense, no se preocupó por la cuestión de la diferencia entre la renta absoluta y diferencial que tanto había preocupado a Adam Smith y Ricardo y Torrens, así como a Marx … y Pierre-Philippe Rey siguiente el Louis Althusser. Lo que le importaba era suprimir la comprensión científica de la lucha de clases. Su trabajo consistía en imaginar un « flujo de ingresos » genérico, o « income stream », que se aplicara a todos indistintamente, capitalista, propietario, agricultor, trabajador, ama de casa, etc. Al eliminar la relación dialéctica que explica la génesis de estos tres ingresos según Marx, fue suficiente para establecer algunos simples reglas de comportamiento aplicables a todos, de acuerdo con la presuposición de una « naturaleza humana » perenne, reglas plausibles que supuestamente gobernarían este flujo de ingresos. Estas reglas de comportamiento – behaviorism » consisten en la preferencia por inversiones – evaluación de riesgos – de acuerdo con una elección temporal o « time preference », suponiendo una anticipación de los rendimientos a corto, mediano y largo plazo. Si, como demuestra Marx, el interés (interés clásico) se deduce de la ganancia (3) y si la ganancia corresponde al exceso de trabajo impuesto por el capitalista a sus trabajadores, más allá de la cantidad de trabajo necesaria para ganar el salario, entonces la lógica dominante será el de la explotación, por lo tanto, el de la lucha de clases. Si ese es el caso, entonces la lógica general inducida por la falsificación del comportamiento del « flujo de ingresos » no tendrá ningún significado. De hecho, no solo como Keynes argumentó, un Estado no administra su presupuesto como una familia victoriana, sino que, además, los pensadores antiguos ya habían hecho una clara distinción entre la economía familiar llamada economía y la economía en el sentido moderno de la palabra, antiguamente llamada crematística. En su falsificación, Fisher siguió el camino trazado por Jean-Baptiste Say sobre la base de su desconcertante reinterpretación de la teoría monetaria de Ricardo, que culminó con la paper currency. Consistió en disfrazar el origen del valor de cambio, y por lo tanto de la ganancia, anidado en la especificidad de la naturaleza dual de la mercancía conocida como « fuerza laboral humana ». Solo el valor de uso de la fuerza laboral es capaz de crear valores de intercambio al dar forma a su vector de soporte el valor de uso. Esta falsificación original de J. B. Say trajo al concepto marginalista, uno que es tanto reductivo como unilateral, es decir, la utilidad, expresado únicamente en términos monetarios. Al hacerlo, el factor de producción del trabajo humano se convirtió en un factor de producción como cualquier otro y podría expresarse e intercambiarse en forma monetaria, por supuesto, ignorando su carácter humano y, en particular, el hecho de que el trabajador es miembro de un especies de reproducción sexual. Esto implica que la reproducción del trabajador también debe tener en cuenta su reproducción humana en un hogar cuyo tamaño es variable.

Era necesario alejarse del liberalismo clásico estrechamente vinculado a la democracia censitaria, es decir, a la capacidad de pagar impuestos, y avanzar hacia un pluralismo político implementado por la democracia representativa burguesa – sufragio universal y secreto – para comenzar a concebir los tres componentes de el « ingreso neto global » de los hogares, cuyo salario individual capitalista, el salario neto en el recibo de sueldo, es solo un componente, los otros dos son el salario diferido (pensión, seguro de desempleo, etc.) y el impuesto sobre la renta que regresa indirectamente a los hogares en forma de acceso universal garantizado a los servicios públicos e infraestructuras financiadas por los ingresos tributarios generales que se desarrollaron junto con la aparición y consolidación de lo que se conoce como el Welfare State Keynesiano en los países de habla inglesa o el Estado Social en Europa. Por lo tanto, Fisher se vio obligado a proponer una teoría monetaria compatible con su falsificación del flujo de ingresos. Su llamada teoría cuantitativa del dinero es, de hecho, muy poco cuantitativa y totalmente tautológica. Como tantos otros conceptos producidos por los marginalistas, se deriva de una manipulación del esquema de transformación simultánea de Tugan-Baranovsky. (4) Tugan-Baranovsky intentó resolver el falso problema de transformar el valor en producción de precios mediante el uso de ecuaciones cuadráticas. A los dos Sectores de la reproducción Simple y Ampliada de Marx, el Sector I de los Medios de Producción y el Sector II de los Medios de Consumo, agregó arbitrariamente un tercer Sector necesario para resolver sus ecuaciones, la del Oro o la moneda. Este es el ejemplo más sorprendente de un modelo que oscurece por completo la realidad que pretende analizar. ¡Por lo tanto, viene la tautología monetaria de Fisher, a saber, que la cantidad de dinero necesaria es igual al valor monetario de los bienes y servicios! Por supuesto, agrega un poco de circulación, pero solo en el sentido conocido entonces pragmáticamente por los bancos centrales que emiten el dinero metálico o papel moneda, es decir, la circulación entendida como el tiempo de retorno después de la emisión … En el nivel ideológico, esta mistificación tenía la ventaja de ser congruente con otra ineptitud marginalista que establece que la cantidad de dinero necesaria está determinada por la oferta y la demanda en un sistema dado, y específicamente aquí el sistema macroeconómico en tres sectores.

Este juego de manos vale algunas páginas bastante tristes o hilarantes, dependiendo del punto de vista, en el que Fisher intenta mostrar la diferencia entre una tautología y lo que él toma por una igualdad. Pero si A = A no puedes explicar el origen de A por sí mismo. Una génesis es siempre una transformación. Pero sus problemas no terminan ahí. Con tal teoría monetaria, el problema original de la congruencia entre el vector de valor de uso y su expresión monetaria en términos de valor de cambio regresa con una venganza en la forma, para él genérica, de la inflación. Ahora, los sumos sacerdotes marginalistas, si desean falsificar la realidad contra los marxistas para engañar mejor a la gente y a los trabajadores, también deben ser plausibles. Luego deben proporcionar algunas reglas operativas a los partidarios del sistema capitalista, incluso si tienen que ser revisadas cuando sus narraciones inevitablemente se desvían demasiado de la realidad. De hecho, la función principal del pseudo-Premio Nobel de economía es legitimar estas recetas de cocina adaptadas de vez en cuando según sea necesario. Por ejemplo, las cuentas corporativas y nacionales (PIB) son el resultado de esta búsqueda de plausibilidad operativa. Como todos saben, no valen mucho más. ¿Cómo en esta teoría unívoca de la utilidad medir la brecha entre la cantidad de bienes o mercancías y su expresión monetaria? En otras palabras, ¿cómo distinguimos entre los valores de uso cuantitativos (vu) y su correspondiente valor de intercambio cualitativo (vi)? Aquí Fisher se lanzó a una de sus obsesiones, una sobredeterminada por su falsificación inicial, a saber, la de los índices. El primero que intentó construir y en el que volverá constantemente, uno comprende exactamente por qué … es la canasta de consumo o el índice de precios al consumidor (CPI). Esta es otra típica « cosa » circular. La falacia con la teoría cuantitativa del dinero de Irving Fisher, asumida por todos los economistas burgueses, es que la conciben como un mercado en el que el dinero está determinado por la oferta y la demanda, con todos los problemas ex ante / post hoc que este inepto procedimiento marginalista implica.

Sabemos que para trazar la curva de demanda, primero debemos dar la tabla de oferta en precios (!). Y viceversa para la curva de oferta. Ahora cruce las dos curvas así obtenidas: ¡hola! – y usted es el orgulloso propietario del precio justo de mercado que aparece en la intersección de las dos curvas. Además, es claramente incorrecto decir que de acuerdo con la « ley del mercado » donde hay demanda, necesariamente habrá una oferta correspondiente al precio correcto. Esto solo es cierto cuando la demanda es solvente. La sociedad capitalista, que nunca ha sido tan productiva como lo es hoy en día, reconcilia los enormes desechos, a veces en forma de una ” huella ecológica “, por ejemplo, la de Al Gore y Hulot, con la insatisfacción crónica de las necesidades sociales esenciales para la mayoría de la población que ahora es víctima « una vez más » de la afirmación de una intolerable desigualdad filo-semita nietzscheana. (5) De hecho, este procedimiento de curvas de oferta y demanda nunca puede dar simultáneamente cantidad y valor, lo que debería ser bastante problemático para una llamada teoría cuantitativa del dinero. Su circularidad se ve agravada por el hecho de que demuestra ser ontológicamente incapaz de explicar la génesis de las inflaciones. El hecho de que Fisher dedique tanto tiempo a construir índices necesariamente exógenos e históricamente dependientes, muestra que no se deja engañar por el hecho de que el marginalismo es incapaz de dar cantidad y precio simultáneamente o, para decirlo de otra manera, es incapaz de conciliar la microeconomía y la macroeconomía o, para decirlo de otra manera, para distinguir entre economía real y economía especulativa. Conocemos exactamente los resultados de esta forma de ver las cosas en una época de especulación hegemónica durante la cual la tasa de interés especulativa se presenta como una tasa de ganancia legítima por derecho propio, lo que canibaliza a toda la economía real (por ejemplo, las insoportables ROE o return over equity.) Además, los economistas burgueses hablan de la inflación solo en singular, a lo sumo hacen la diferencia entre el nivel que alcanza para sus diversos componentes: inflación, inflación subyacente o « core inflation » … Por supuesto, esta desafortunada consecuencia proviene del hecho de que su flujo de ingresos alegremente confunde salario, ganancias y renta. Volveremos a ello más tarde, pero será suficiente aquí notar que las masas salariales reales o sociales son necesarias y suficientes con sus rotaciones para asegurar todos los intercambios necesarios para la Reproducción realizada dentro del marco vinculante de las Ecuaciones de RS- RA, es decir, para equilibrio general estacionario o dinámico.

Como la realidad se desvía inevitablemente de la narración, para preservar la plausibilidad de su falsificación de clase, Fisher sabe que debe inventar algo para explicar la inflación. De hecho, inventó dos: el Índice de Precios al Consumidor y los precios contantes para la serie estadística dada por su famosa Fisher Chain que afirma corregir los precios de la inflación con el IPC. Sin estos supuestos precios constantes que solo permiten comparaciones, todo sería como comparar manzanas y naranjas. Dado que el razonamiento es circular, es necesario preguntarse cómo se construye este índice. Simplemente dándose un año base sin demasiada lluvia de ideas sobre su expresión de “precio”. Pero sin poder corregirlo realmente. Peor aún, en el marco de la lógica inducida por el flujo de ingresos, se supone que todos los agentes económicos deben realizar cálculos relativos a la anticipación de los ingresos por las inversiones realizadas. Todo esto en el contexto de la lógica del mercado que incluye el mercado de oferta y demanda de dinero. En tales entornos, la inflación inevitablemente desencadenará una espiral inflacionaria que no puede ser contenida. Especialmente desde el momento en que se establece el sistema bancario fraccional. A partir de ahí, el único remedio para las burbujas causadas por la espiral inflacionaria y sus anticipaciones de ovejas inducidas, es la purga efectuada durante la crisis recurrente. Esta es también la razón por la cual en 1913 se estableció el Sistema de la Reserva Federal en los EE. UU. Con mandatos específicos, en particular sobre la base de su monopolio de la moneda legal (moneda de curso legal) para administrar su emisión y circulación con el objetivo de apoyar la actividad económica, incluyendo empleo – y para controlar la inflación. Por supuesto, la Reserva Federal, como todos los demás bancos centrales burgueses, nunca pudo definir o controlar la inflación, y mucho menos suavizar los ciclos comerciales. (6) (Me refiero aquí a la admisión de Janet Yellen …) De hecho, la gestión de la Reserva Federal y de los bancos centrales burgueses sigue atrapada en la teoría de Fisher: el ajuste del dinero por la oferta y la demanda.

De hecho, la confusión desconcertante entre el dinero y el crédito lleva a los bancos centrales burgueses a desarrollar agregados monetarios con la vana esperanza de administrarlos más finamente pero siempre en una perspectiva de clase restrictiva. Por lo tanto, con respecto a los ciclos de Comercio – Trade cycles – , causados ​​por una expansión sectorial junto con una contracción sectorial en otros lugares, las tasas de interés clave son un factor agravante para la inflación y las burbujas especulativas. La asignación sistémica armoniosa del crédito no puede confiarse a la « mano invisible ». La cura solo puede ser la planificación del crecimiento económico de acuerdo con una expansión sectorial proporcionalmente simétrica de los diversos sectores y subsectores en sintonía con los parámetros generales proporcionados por las Ecuaciones de la Reproducción Simple y Ampliada. Pero esta gestión burguesa ciega del crédito es necesaria para respetar la igualdad formal de todos los agentes, ricos o menos ricos, con respecto a la igualdad de acceso al « dinero », entendido aquí genéricamente sin distinción entre dinero o crédito. Se entenderá que, en este campo, la democracia burguesa se ha mantenido como era originalmente, es decir, una democracia censitaria. Como sabemos, la democracia burguesa original estaba restringida a los ricos que podían pagar la cuota impositiva por el derecho de voto, la útil palabra francés « censitaire » deriva de  « le cens », o la cuota impositiva que definía la ciudadanía plena dotada de derechos de voto. Como era de esperar, Irving Fisher se encontró con una desgracia hecha a sí misma. Habiendo heredado una fortuna en su juventud, termina arruinado porque resultó estar equivocado en todos sus pronósticos económicos, especialmente en el estallido de la Gran Depresión y en la famosa Recesión en la Depresión de 1936-1937 durante el New Deal. Mientras que el falsificador Nietzsche terminó colgando locamente del cuello del caballo herido, implorando emblemáticamente «¡Lástima! ¡Lástima! ¡Lástima! », al final, el falsificador en ruinas Irving Fisher se convirtió en el apóstol de la pseudo-teoría del 100% Money, aunque no ayudaría a resolver nada en absoluto, pero reduciría severamente el crecimiento económico. De hecho, a la confusión marginalista inicial del dinero y el crédito, agrega la de ahorro e inversión, una confusión doble y lamentable compartida por todos los economistas burgueses sin excepción. Las contribuciones del falsificador Irving Fisher ahora son adoptadas por todos los economistas burgueses con algunos matices, pero nadie insiste en su origen dado el lamentable pero emblemático destino del personaje.

La canasta de consumo según el INSEE.

Philippe Herlin concede gran importancia al « poder adquisitivo». «Y ese poder no es gratuito », señala, « es el poder que obtienes de tu trabajo, tus ingresos; en consecuencia, activa inmediatamente su inverso: frustración » (p 9). También se utiliza para calibrar una serie de decisiones y anticipaciones intensivas en capital, incluidos los aumentos salariales y los aumentos de pensiones, que actualmente luchan por mantenerse al día con la tasa de inflación programada.

Herlin recuerda que « cuando se creó en 1945, la agencia de estadística utilizó un índice que constaba de treinta y cuatro artículos: veintinueve para alimentos, cuatro artículos para calefacción e iluminación, un artículo (jabón) para el hogar, y eso es todo . Nada para bienes y servicios manufacturados. Pero a partir de 1949, el índice se expandió a 213 artículos, crecerá aún más, especialmente en 1970 y ahora cada mes, se registran más de 200 000 precios desde el campo, 180 000 aranceles recaudados, cerca de 1000 familias de productos y servicios monitoreados en 30,000 puntos de venta. » (p 18) Además de la elección de sus componentes, la canasta de consumo promedio está sujeta a un « efecto de ponderación » de los componentes seleccionados de acuerdo con las tendencias de precios. Por ejemplo, si el aumento en el precio de un artículo conduce a una disminución perceptible en su consumo, el INSEE lo encuentra « y, en consecuencia, disminuye su participación en el cálculo del índice ». (pág. 19) Además «… los productos que componen el índice se mantienen en secreto, solo conocemos las categorías pero no los bienes y servicios específicos. » (p. 20-21) Especialmente, agrega Herlin « … según lo especificado por el INSEE, están excluidos del índice: ” Los impuestos directos, las contribuciones sociales, los intereses (incluido el crédito al consumo) ” aunque ” son naturalmente gastos del hogar. Pero estos los cargos no son compras del consumidor y también es difícil, a excepción del crédito, valorarlos en términos de precios. » (p. 21) Insisto nuevamente en que el índice, y su canasta, tienen por objeto medir la inflación y no el poder adquisitivo de los hogares, una confusión general a la que incluso Herlin sucumbe. El poder adquisitivo del dinero es distinto del de los hogares. Volveremos a eso más tarde. Baste señalar aquí que el salario capitalista neto (el recibo de pago neto sin contribuciones e impuestos a la seguridad social) dará como resultado un mejor poder adquisitivo y, sobre todo, una mayor elección de consumo personal cuando el acceso universal a los servicios sociales y las infraestructuras públicas sea proporcionado por Programas públicos gestionados de acuerdo con una lógica nacional solidaria y mutualista. De hecho, desde la década de 1980, la inflación se ha frenado, pero el poder adquisitivo real de los hogares ha aumentado poco o incluso ha disminuido para los segmentos más precarios de la población, debido al desmantelamiento gradual de los programas sociales.

La composición y la ponderación de la canasta definida restrictivamente por los economistas burgueses no son insignificantes: Herlin señala acertadamente que la vivienda se incluye solo marginalmente, a través de una renta equivalente estimada en el 6% del total de la canasta. Por supuesto, la participación promedio de la vivienda está más cerca del 25% e incluso más en algunas ciudades. El metro cuadrado en París está valorado en promedio en 9,000 euros y más. Es cierto que se está haciendo un esfuerzo para definir un índice armonizado. Sin embargo, como señala Herlin con razón, la vivienda se valora en Alemania de acuerdo con la renta estimada que los propietarios pagarían en términos de mercado. Esto produce una tasa de inflación más alta, 3.7% en 1993 contra 2.1% en Francia el mismo año. (p 26) Al « efecto de ponderación » INSEE añade un « efecto de calidad ». Herlin tiene toda la razón al señalar los prejuicios así introducidos. Este es el corazón de su crítica porque cuestiona la productividad y la necesidad de medidas más objetivas para alinear mejor la narrativa estadística con las percepciones de los consumidores. « Tomemos un ejemplo: el nuevo iPad de Apple cuesta el mismo precio que el anterior pero, tenga cuidado, ya que es más poderoso que el modelo anterior, el INSEE considera que ” obtiene más por su dinero ” y se registra en su base un precio a la baja, inferior al precio mostrado. De esta manera, los bienes tecnológicos (teléfono, Internet, televisión, etc.) bajan el índice de precios. (p. 26) Todos o casi todos los productos están relacionados, ” automotriz, servicios, ropa, alimentos, etc.” »(P 27) Además, cada año se reemplaza casi el 50% de los productos del índice, de modo que el efecto de calidad generalizado afecta a ¼ de la canasta. (p 27) que conduce a un aumento menor en el IPC. Sabemos que el Commodore 64 le dio a sus usuarios una potencia informática más alta que el Proyecto Manhattan, aunque este antepasado de la PC funcionó principalmente como una máquina de escribir conectada. Para un producto idéntico o en gran medida elástico, un aumento en la productividad debería conducir a una disminución proporcional en el precio unitario. Claramente, un efecto de calidad es más fácil de detectar para los insumos del proceso de producción que para la canasta de consumo. De hecho, incluso Solow expresó serias dudas sobre el impacto de IT en la productividad. A menudo, el efecto de calidad es puramente subjetivo o, lo que es peor, es el resultado de cambios simples en la apariencia más que en la sustancia. Esto es bien conocido por muchos « nuevos » productos farmacéuticos para los que todo cambia, excepto las moléculas activas, solo para renovar las protecciones de patentes. Por lo tanto, Herlin está bien justificado para buscar otro método de evaluación de los componentes respectivos de la canasta. Veamos cómo lo hace, señalando, sin embargo, que al hacerlo mueve el problema de la inflación a su supuesta consecuencia en términos de consumo.

La canasta de consumo según Herlin.

Herlin rinde un excelente homenaje a Jean Fourastié. Lamenta la interrupción del grupo de investigación sobre la evolución de los precios en 1978 después de la jubilación de Fourastié. (p 44) Propone emular lo que él llama « el método de equivalentes reales ». (p 41) Para él, por lo tanto, se trata de responder la pregunta: «¿Cuánto tiempo lleva en términos de trabajo adquirir un producto en particular? » (p 40) El trabajo del trabajador no calificado de Fourastié, por lo tanto, naturalmente toma la forma del salario mínimo o SMIC. Más aún porque con razón reconoce que « no hay un valor neutral perfecto, ni siquiera el oro. Por lo tanto, debemos mirar la historia del salario mínimo. » (Pág. 45) Aparte del deslizamiento del poder adquisitivo del dinero propio al poder adquisitivo de los salarios, aquí radica precisamente la culpa del argumento. Se centra en la evaluación del poder adquisitivo de acuerdo con un estándar invariable o al menos estable en el tiempo. Herlin lo sabe, ya que agrega de inmediato: « En ciertos momentos, el SMIC ha crecido más rápido que el resto de los salarios, en otros menos. Esto debe ser conocido incluso si, en última instancia, tendrá poca influencia en el poder adquisitivo, ya que tendremos la oportunidad de verlo. » (p. 45) Básicamente, si entiendo correctamente, para comprender la evolución estadística del poder adquisitivo del SMIC, debemos tener éxito en tener una idea subjetiva de esta historia evolutiva, en resumen, estamos dando vueltas en círculos. Los lectores del Libro I del Capital recordarán el análisis esencial que Marx expone al distinguir el «  equivalente particular »: cualquier mercancía puede desempeñar este papel: el « equivalente general »: el oro, la plata y el dinero son tipos de bienes que son fáciles de transportar y manejar, y sobre todo, dividir sin cambiar su naturaleza en sus partes alícuotas, y el « equivalente universal », este último, por lo tanto, tiene derecho a servir como un estándar de medición para todos los bienes, incluido él mismo como una mercancía, definiendo científicamente su conmensurabilidad. Solo la fuerza laboral humana puede servir como el equivalente universal, siendo el único vector de valor de uso capaz de transformar otros valores de uso en mercancías, es decir, categorías que pertenecen al mundo económico definido por el valor de cambio. El salario mínimo es una aproximación de este equivalente universal, pero solo una aproximación.

Más adelante veremos por qué y cómo, teniendo en cuenta la teoría científica de la productividad, que ni Fourastié ni Herlin pueden comprender por completo, es necesario reemplazar la referencia al trabajo del trabajador no calificado por la referencia al « trabajo abstracto » y al « tiempo de trabajo socialmente necesario », siendo posible la conmensurabilidad por el tiempo de trabajo unitario necesario para la producción de cada producto. Aquí está la definición operativa de Herlin: « El precio real de un bien se obtiene dividiendo su precio registrado por el SMIC de la época ». (p 105) Esto proporciona una evaluación comparativa en fracciones de SMIC pero corrigiendo de vez en cuando según su evolución. ¡El SMIC puede variar por razones económicas relacionadas con el intercambio de ganancias de productividad o por razones políticas, como la intervención gubernamental conocida familiarmente como “coup de pouce”! Sin embargo, estas aproximaciones útiles se resumen en dos tablas resumen que abarcan el período 1965-2015. (págs. 95-98) Aquí está el primero: xxx Aquí está el segundo: Obviamente Herlin siente que su medida estándar es elástica. Para evitar dar vueltas en círculos, se refugia en una disculpa de competencia, que solo, en su opinión, puede garantizar el « progreso técnico ». Plantea la ecuación « poder adquisitivo = progreso técnico » y luego recurre a esta cita de Fourastié: « El progreso técnico es el factor crucial para el nivel de vida » (p. 112) Lo hace sin darse cuenta de la confusión entre « poder adquisitivo » y « nivel de vida ».

La competencia se convierte en el demiurgo que garantiza el progreso técnico, por lo tanto, la productividad. Él dice: « El progreso técnico no cae del cielo, necesita un entorno competitivo. » (p. 112) Añadió muy sabiamente:« El único aumento de los salarios no puede ser suficiente para aumentar el poder adquisitivo, si no va acompañado de un aumento de la productividad. De hecho, un aumento demasiado rápido en el SMIC, más alto que el salario medio, se refleja … por un aumento en el número de empleados pagado el salario mínimo. » (p 113) Aquí Herlin está sentado entre dos sillas, la  competencia como el demiurgo y el SMIC que se decide políticamente, al menos en parte. Pero él es francés y, además, ha leído Fourastié. Aunque juzga que « la competencia se ve obstaculizada con demasiada frecuencia » (p 121) también insiste en « los fracasos de la competencia » (p 139) debido al monopolio y el oligopolio, al capitalismo propenso a la colusión, a una concepción simplista – europea – que impide la afirmación de « Campeones nacionales», a « ingenuidad frente a la competencia internacional: muchos países no juegan el juego de manera justa y distorsionan las reglas para su ventajav» (p140) y, finalmente, a la «burocratización: en este ámbito, – dice el – la Unión Europea le está yendo muy bien con una acumulación de textos caracterizados por un legalismo excesivo, que de facto juega en beneficio de las grandes empresas … » (idem)

En resumen, ya hemos enfatizado el hecho de que él no distingue entre la composición técnica y la composición del valor del capital. Observamos aquí que esta confusión se ve agravada por el hecho de que ignora las leyes del movimiento del capital, a saber, la centralización y la concentración del capital o, en términos marginalistas, la lógica de las economías de escala y de las fusiones. Además, si la productividad se relaciona con el aumento del « poder adquisitivo salarial », las ganancias deberían compartirse. El lector de Fourastié señala que « Este intercambio (de valor añadido) es del orden de dos tercios para el trabajo y un tercio para el capital. » (p116) Por supuesto, al haberse deteriorado este informe en desventaja para los trabajadores, Herlin se embarca aquí en el vagón monetarista del « Estado mínimo » del que no sospecha, ni por un momento, estar al servicio de la competencia y de la especulación de que son los verdaderos agentes de este deterioro antieconómico. Por increíble que parezca en estos tiempos de impuestos regresivos y anticonstitucionales, Herlin afirma aquí un credo que a Fourastié le parecería muy extraño, el que cantó la proeza socioeconómica de los « Treinta Gloriosos »: « Queremos ocultar el importante tapping operado por el Estado sobre la riqueza creada por las empresas, como si fuera necesario permanecer en una oposición frontal entre los empleados y los capitalistas, pero sin preguntarse sobre el nivel del gasto público … »(p. 117 ) ¡Por lo tanto, la mala distribución del valor agregado se debería al sobredimensionamiento del Estado! ¿Pero según qué criterios? Este ataque al papel del Estado en la economía puede parecer contradictorio ya que la efectividad de la regulación socioeconómica incorporada en la planificación indicativa e incentivadora, conocida como planificación francesa, ha sido reemplazada desafortunadamente por el LOLF Reagan-Monetarista ideado por De Boissieu. quien fue cómplice de Jeffrey Sachs en la destrucción de Rusia durante el régimen del pitre Yeltsin. Sabemos que Sachs tuvo que cambiar el nombre de su agencia para borrar sus huellas y escapar de un posible enjuiciamiento. La contradicción podría parecer aún más fuerte si tomamos en cuenta el hecho de que Herlin señaló que el INSEE no tuvo en cuenta las contribuciones sociales, es decir, los ahorros institucionalizados que desempeñan un papel anticíclico importante y poderoso en la regulación económica, y esto después de tener debidamente subrayó la subvaluación de la participación asignada a la vivienda en la canasta promedio.

La fe no conoce contradicciones. Aunque Herlin toma debida nota del hecho de que hay 2.6 millones de viviendas vacías en Francia, incluido 1 millón en Île de France, sin embargo critica la « Ley de SRU que exige que los municipios con más de 3.500 habitantes ofrezcan un 25% de viviendas sociales (porque) es un impuesto encubierto: el desarrollador actualmente revende con pérdida la vivienda social de su operación y, por lo tanto, debe compensarlo por la vivienda vendida en el mercado. » (146) Por supuesto, este problema sería muy diferente si el propio Estado no hubiera disminuido drásticamente su papel en la construcción de la vivienda social necesaria y si no hubiera abdicado cada vez más de su papel en la gestión de los HLM existentes. O, de nuevo, si el Estado no hubiera permitido la entrada masiva de especulaciones (fondos de capital, etc.) en el sector, lo que empuja las rentas hacia arriba mientras vacía los corazones de las ciudades de su clase trabajadora. Los llamados « mercaderes del sueño » son correctamente denunciados. Esto se ve agravado hoy por la facilidad con que los tribunales apoyan a estos especuladores al forzar la evacuación de apartamentos y arrojar a los ocupantes menos pecuniarios a la calle. Por lo tanto, nadie se sorprende cuando Herlin empuja su argumento tanto como para respaldar la desregulación de los taxis y así sucesivamente …

El poder adquisitivo del dinero según la teoría cuantitativa científica – marxista – del dinero.

Hemos visto que, a pesar de la confusión de Herlin, el poder adquisitivo del dinero está vinculado al IPC. Los marginalistas que estaban al tanto de las deficiencias de su narración trataron de darse series estadísticas a precios « constantes », lo suficientemente plausibles para apoyar la toma de decisiones de los agentes económicos, especialmente en sus anticipaciones. Para comprender el engaño, será suficiente recordar aquí que la moneda tiene para ellos un precio determinado por el mercado, es decir, por la oferta y la demanda de la moneda, pero sin embargo, este precio justo de mercado debe ser corregido retroactivamente por el IPC … (Esto no parece molestar a nadie).

Desde el punto de vista científico, por lo tanto marxista, hablar del poder adquisitivo del dinero es comenzar con el fin. De hecho, la teoría científica cuantitativa del dinero nos dice que existe una distinción esencial entre la moneda o el dinero utilizado para comprar y vender y el crédito, que, por su parte, es una anticipación de la inversión. El dinero, el equivalente general, sirve para facilitar los intercambios económicos que permiten que los bienes circulen mientras se realiza su valor de cambio para permitir la reproducción del sistema de manera estacionaria o dinámica. También nos dice que hay dos masas monetarias, reales o sociales, que son necesarias y suficientes para garantizar todos los intercambios de un sistema económico dado sin desaceleración arbitraria.

El sistema de reproducción estacionaria – Reproducción Simple (RS) – siendo:

SI = c1 + v1 + pv1 = M1

SII = c2 + v2 + pv2 = M2

Capital social = (c1 + c2) + (v1 + v2) + (pv1 + pv2) = (M1 + M2)

Las Ecuaciones de la RS son:
c2 = (v1 + pv1)

M1 = (c1 + c2)

M2 = (v1 + pv1) + (v2 + pv2)

La masa de dinero real necesaria y suficiente para garantizar intercambios es igual a la masa de salario real, aquí (v1 + v2) en el capital social. Los intercambios son siempre y, por definición, bilaterales, por lo que el número de rotaciones de esta masa salarial real será: S = oferta de dinero = masa salarial real. R = número de rotaciones; R = C / v + pv / v – donde C = (c + v) aquí en la función de producción de capital social (M1 + M2) € = valor en euros del producto total = S x R En este ejemplo, las dos funciones de producción sectorial SI y SII, bajo las cuales se pueden subsumir todos los demás subsectores y ramas, siendo las « filières » intersectoriales, producen en las mismas condiciones, ya sea la misma composición orgánica del capital (v / C, donde C = (c + v)) y la misma tasa de plusvalía o explotación laboral (pv / v).

Suponiendo aquí el pleno empleo, el valor de cambio de la fuerza laboral, el equivalente universal, es igual a su valor monetario, el equivalente general, dado por la masa salarial real. En dicho sistema, el papel del Banco Central consiste únicamente en emitir las denominaciones monetarias necesarias y suficientes para garantizar todos los intercambios sin fricciones innecesarias, y así emitir la cantidad correcta de S teniendo en cuenta las rotaciones. El crédito público debe ser una parte central de la Planificación y ser administrado por los ministerios para sus respectivos sectores y « industrias », respetando así la asignación simétrica proporcional del crédito definida por las Ecuaciones RS-RA. Cuando se trata de un equilibrio dinámico, la asignación de crédito se haría de acuerdo con las prioridades establecidas por las Ecuaciones de Reproducción Ampliada. Hemos demostrado, por ejemplo, en Tous ensemble y en más detalles en la Synopsis of Marxist Political Economy – v. La sección Livres-Books de mi antiguo sitio jurásico www.la-commune-paraclet.com – que la introducción de un aumento de la productividad en un solo sector no cambia la coherencia del sistema RS en consideración, porque la modificación de la composición orgánica del capital producida por el aumento de la productividad modifica la tasa de plusvalía de manera inversamente proporcional. La teoría marxista de la productividad, que demostré, disipa el falso problema de la transformación de valores en precios de producción y muchas otras falsificaciones, por ejemplo, la tendencia a la caída de la tasa de ganancia siempre dada en abstracción de la tendencia inversa. que, sin embargo, el propio Marx había expuesto en el material utilizado póstumamente para su Libro III del Capital. De hecho, uno no debe confundir las tasas y los volúmenes de ganancias. En resumen, conceptualmente hablando, el caso de sectores que comparten las mismas condiciones de producción ya no debe considerarse como un caso especial, ya que la coherencia se mantiene gracias a la teoría científica de la productividad. Un aumento en la productividad implica que la función de producción modificada para v / C y pv / v podrá producir más de un producto específico o altamente elástico durante el mismo tiempo de trabajo. En concreto, esto significa que se producirán más productos con menos trabajadores físicos, y el aumento de la productividad tiene el efecto de intensificar estructuralmente el trabajo de los trabajadores empleados. (7)

La productividad es una intensificación estructural del trabajo causada por una mejor composición orgánica del capital: nuevas técnicas, la organización de un proceso de producción inmediata más eficiente, etc. Dicho esto, está claro que el aumento incesante de la productividad, inevitable en un régimen competitivo. y, en cualquier caso, igualmente buscado en un modo de producción socialista para liberar el tiempo de trabajo acortándolo, contribuirá a « liberar » a un cierto número de trabajadores. Estos se reducirán al desempleo, al menos si la introducción de nuevos sectores o sectores intermedios no permite su redistribución productiva (« déversement » para usar la frase de A. Sauvy), o hasta que las diversas formas de Reducción del tiempo de trabajo no hayan ayudado reducirlo. Con el desarrollo del sistema capitalista, fuimos testigos de dos fenómenos paralelos, el éxodo rural y la sustitución acelerada de la familia extendida por la familia nuclear. Luego se plantea la cuestión del apoyo, al menos mínimo, de las poblaciones activas reducidas al desempleo,  sin culpa propia, « with no fault of its own » como fue formulado con razón por los trabajadores industriales estadounidenses que reclaman sus derechos en los años 20 y 30. La solución capitalista a este problema fue motivada por el deseo recurrente de reducir las clases trabajadoras al mínimo fisiológico. Consistió en hacer que los propios trabajadores pagaran por ello. Esto se evidencia claramente, entre otros, por el pitre Robert Solow y su « razor-hedge equilibrium » diseñado para revertir las tendencias sociales inducidas por el keynesianismo con el apoyo de la defensa ético-política de los derechos sociales entendido como derechos fundamentales por Lord Beveridge. Pero esto también se logró de una manera más desconcertada a través de la gestión monetaria mediante la manipulación de la inflación. Esta estrategia inflacionaria fue más eficiente antes de la institucionalización del salario diferido en forma de fondos de pensiones y de fondos de seguro de desempleo, la organización pública del salario diferido contribuyó a reducir en gran medida sus efectos adversos.

Para tener en cuenta el Ejército de Reserva de desempleados, la masa salarial real (S) debe transformarse en una masa salarial social (Ss). Por lo tanto, se agrega a S la cuestión adicional del agregado monetario básico de acuerdo con criterios de moralidad burguesa bien definidos y cuidadosamente integrados. Supuestamente para evitar inducir la ociosidad – lea: para obligar a los desempleados a aceptar cualquier trabajo al precio más bajo – el apoyo a los desempleados se mantiene por debajo del salario más bajo otorgado a la fuerza laboral activa o por debajo del salario mínimo cuando existe. Este último tiene que oscilar alrededor del nivel fisiológico por las mismas razones burguesas. Si, siguiendo a Marx, definimos a los desempleados en el MPC como el Ejército de Reserva de Capital (ER) obtenemos esto:    Supongamos un sistema RS A de partida en el que SI y SII operan de acuerdo con el mismo v/C y la misma tasa de plusvalía pv/v.

Tendríamos en A:

SI = c1: 80 € v1: 20 € pv1: 20 € = M1: 120 €

80Mp / 80h 20Mp / 20h 20Mp / 20h = 120Mp / 120h

SII = c2: 40 € v2: 10 € pv2: 10 € = M2: 60 €

40Cn / 40h 10Cn / 10h 10Cn / 10h = 60Cn / 60h

————————————————– ——————————–

(v1 + v2) = 30

Aquí, un Cn vale un Mp y las condiciones productivas son idénticas, el trabajo es desde el principio trabajo homogéneo de acuerdo con la terminología utilizada por Emmanuel Arghiri (lo que Marx llama « trabajo abstracto ») y, por lo tanto, inmediatamente comparable. Demostremos que lo mismo es cierto cuando la productividad difiere de un sector a otro siempre que se respete su regla.

Es decir, el sistema RS A’ tal que la productividad habría aumentado en 1/4 en SI; Tendríamos:

SI = c1: 84 € v1: 16 € pv1: 20 € = M1: 120 €

105Mp / 84h 20Mp / 16h 25Mp / 20h = 150Mp / 120h

SII = c2: 36 € v2: 9 € pv2: 9 € = M2: 54 €

36cn / 36h 9cn / 9h 9Cn / 9h = 54cn / 54h (45Mp)

(v1 + v2) = 25 (RA vale en euros = 2.5 suponiendo que los trabajadores « liberados » reciben la mitad del salario de los trabajadores activos. La masa salarial real S cuando incorporó ER se convierte así en la masa salarial social, es decir Ss = 25 euros + 2.5 euros = 27.5 euros.

La tasa de inflación estructural, la tasa de inflación principal, está definida por Ss / S = 27.5 / 25 = 1.1. Los intercambios a través de las rotaciones de la masa salarial social generalizarán la inflación sin cambiar el contrato de trabajo, por lo que tendremos el siguiente programa de precios:

SI = c1: 92.4 € v1: 17.6 € pv1: 22 € = M1: 132 €

105Mp / 84h 20Mp / 16h 25Mp / 20h = 150Mp / 120h

SII = c2: 39.6 € v2: 9.9 € pv2: 9.9 € = M2: 59.4 €

36cn / 36h 9cn / 9h 9Cn / 9h = 54cn / 54h (45Mp)

Explicación: El salario siempre se paga al final del proceso de producción. Se paga en dinero, cuya suma se supone que corresponde a las estipulaciones del contrato de trabajo. El total (v1 + v2) en Cn se distribuye a través de los intercambios entre (v1, v2 y ER) y, al hacerlo, generaliza la inflación a todo el sistema. Por lo tanto, v1 debería poder comprar 16 Cn, pero debido a la inflación, su salario nominal tendrá un valor de solo 14.54 Cn; Del mismo modo, v2 comprará 8.18 Cn en lugar de 9 Cn y ER –Ejercito de Reserva – recibirá 2.27 Cn. Mientras los salarios no estén indexados a la tasa de inflación, aquí la tasa estructural, serán socavados inexorablemente, ciclo de reproducción tras ciclo de reproducción. Por supuesto, los posibles aumentos salariales mitigarán este corte de pelo inflacionario sistémico. De hecho, en el próximo ciclo, las relaciones esenciales, v / C y pv / v, permanecen sin cambios, así como el contrato laboral por el cual se supone que v1 recibe 16 Cn y v2, 9Cn.

La conquista popular crucial que permitió la incorporación histórica del salario diferido – y los impuestos – a la nómina bruta en el contrato de trabajo ofrece la solución del problema en términos reales. Pero esto es cierto solo si es suficiente para cubrir las necesidades, especialmente las del régimen de pensiones y el seguro de desempleo. Esto es transparente con el sistema de pago año tras año – système par répartition -, aunque los sistemas de contribución pública, en el sentido de que no se negocian en la bolsa de valores  -, juegan el mismo papel. Además, este último permitiría la constitución de fondos de trabajadores ideales para la acumulación de capital público y, por lo tanto, capaz de transformar la propiedad privada en propiedad pública o cooperativa muy rápidamente, como se explicó en mi Tous ensemble inspirado por R. Meidner en este aspecto específico . La transición se llevaría a cabo rápidamente si solo se piensan en los 20 mil millones de euros anuales dedicados al CICE, lo que se traduce en una exención de las contribuciones sociales en beneficio del capital. En cualquier caso, la indexación residual o un aumento justo de los salarios seguirán siendo necesarios, aunque solo sea por la existencia de otras formas de inflación. Con el MPC, estas correcciones se implementan empíricamente y ciegamente, siguiendo las presiones populares, sindicales y políticas. La lógica capitalista es reificante, inhumana; persiste en tratar al trabajador como un simple factor de producción que puede intercambiarse en cualquier momento en su forma monetaria, incluso ahora en el mercado de valores global. Sea testigo de la despiadada abolición de las redes de seguridad social por parte de los monetaristas y neoliberales actuales, ante todo, la creciente privatización de los planes de pensiones y seguro de desempleo. Tenga en cuenta que el sistema de pago año tras año – système par répartition – se adoptó después de la ruina bursátil de los regímenes privados de pensiones que prevalecieron en la década de 1930. Queda por explicar la baja tasa de inflación actual. Se debe a la falsificación estadística como lo muestran las shadowstats o Herlin. Sin embargo, no habrá escapado a nadie de que la batalla monetarista contra la inflación siguió al desmantelamiento salvaje de los programas sociales y la adopción del trabajo por parte de R. Reagan, una contrarrevolución socioeconómica imitada de inmediato en cualquier otro lugar. La Cola clause es cosa del pasado. Hoy, incluso la inflación programada oficialmente ya no se compensa; los jubilados lo saben bien ya que la compensación ahora prometida por los líderes franceses ascenderá a un exiguo 0.3%.

En el Tous ensemble, he señalado que esta tasa de inflación estructural transforma el equilibrio del valor de cambio en un « equilibrio de valor de cambio-precio » que siempre puede corregirse mediante el retorno al pleno empleo, ya sea por la redistribución de la mano de obra o por la Reducción del tiempo de trabajo al medida permitida por el tipo de cambio que refleja la productividad microeconómica y la competitividad macroeconómica. Se notará que al conocer la génesis de las inflaciones, en plural, uno puede volver fácilmente a la expresión del valor de cambio subyacente. Los precios constantes marginalitas y Fisherianos son, por lo tanto, una tontería resultante de una serie de falsificaciones realizadas conscientemente. Dentro del MPC, esta inflación estructural, así como otras inflaciones monetarias, simplemente hace posible cargar el « mantenimiento » de la fuerza laboral no activa a la fuerza laboral activa sin pasar por la redistribución más riesgosa políticamente de la plusvalía social en la forma de salario diferido y otras redes de seguridad social. Esto se logra automáticamente mediante la devaluación de la moneda realizada a través del intercambio en relación con un valor de cambio total sin cambios. Hemos dicho que hay otras formas de inflación además de la inflación estructural. Remitimos al lector a nuestra Synopsis of Marxist Political Economy . Nos limitaremos aquí para llamar brevemente la atención sobre el papel desempeñado por la competencia en la producción de las divergencias entre el valor de cambio y el precio, enviando al lector de vuelta al mismo libro de libre acceso en la sección Livres-Books de mi antiguo sitio jurásico www.la-commune-paraclet.com .

Tome nuestros esquemas marxistas canónicos en dos sectores de Mp y Cn. Sabemos que la coherencia de este esquema se resume en las Ecuaciones RS-RA para todo el ciclo reproductivo. De hecho, estas Ecuaciones formalizan lo que Marx había declarado brillantemente como una demanda social en sus Manuscritos parisinos de 1844. Una planificación coherente tendrá en cuenta estas Ecuaciones para las anticipaciones relacionadas con las inversiones necesarias para la Reproducción ampliada. Ahora presente las dos funciones de producción en SI y SII a la competencia, es decir, a elecciones no coordinadas, excepto por posibles estudios de mercado sociológicos, y principalmente motivadas por la competencia intra-sectorial. La búsqueda de la productividad individual será el principal impulsor de esta competencia. Pero el resultado de las producciones subsiguientes nunca será óptimo cuando se compara con las restricciones de las Ecuaciones RS-RA. No importa estas contradicciones, el MPC está impulsado por la lógica de la centralización de la concentración del capital, y la contabilidad empresarial está hecha a medida. Por ejemplo, la gestión de inventarios que, si no desaparecen puros y simples, se reevalúan de acuerdo con las condiciones de producción vigentes cuando se vuelven a comercializar. Al final, dado que el Mp y el Cn deben intercambiarse entre sí, todos estos mecanismos ciegos están sobredeterminados por las Ecuaciones RS-RA. Siempre hay un equilibrio capitalista ex post, pero, por supuesto, nunca es socialmente óptimo. Dicho esto, para evaluar adecuadamente las expresiones de precios, todos los subsectores que contribuyen a la realización final de la mercancía deben incluirse en los Esquemas. Comenzando con la extracción de materias primas e incluidos los servicios, incluidos los servicios burocráticos y financieros, así como las operaciones de transporte, comercialización y venta / compra. Esta realización involucra todos los circuitos del capital de los productos básicos, el capital de producción y el capital monetario, ya que los intercambios en cada nivel están mediados por el dinero. Por supuesto, la búsqueda de la optimización de los insumos en el proceso de producción inmediato es parte de la lógica de la acumulación de capital. Esto se hace en relación con los competidores. Sin embargo, las multinacionales y las empresas transnacionales oligopólicas a veces adoptan una variedad de estrategias destinadas a eliminar a otros actores de su sector. (8) Sin embargo, en lo que respecta al valor de cambio o la expresión del precio, lo que cuenta es el uso real de los insumos y no su posible uso « óptimo » (?).

Como resultado, el tiempo de trabajo socialmente necesario por unidad del producto ofrecido para la venta es la base para juzgar la estructura de los precios relativos y, al final, el nivel de vida real en un sistema dado. Por supuesto, para intervenir en la economía real, esto supone que se puede conocer el origen de los excesos monetarios (inflación, etc.), incluido el causado por el salario nominal y la forma de salario que realmente se gasta. Es por eso que los trabajadores, pensionistas y ciudadanos en general, que no tienen voz en la asignación de recursos, requieren al menos la indexación de sus ingresos. Saben muy bien que, de lo contrario, serán despojados en silencio de las inflaciones, además de su explotación directa en el trabajo. En otras palabras, mientras mantienen sus otras demandas sindicales o de clase, ciertamente no pueden darse el lujo de subestimar las desviaciones monetarias que aún les quitan su nivel de vida. Las leyes del movimiento del capital, además de la productividad, se resumen esencialmente en las tendencias conjuntas de concentración y centralización del capital. Se ven agravados por la gestión monetaria del banco central burgués. Este último, en particular a través de sus llamadas tasas de interés orientadoras uniformes, sin mencionar sus planes para el rescate recurrente de capital privado – bailouts -, tiene una y única función, la de garantizar la igualdad formal de acceso de los agentes económicos privados al dinero. y crédito, aunque confundiendo a los dos. Por supuesto, es una igualdad Censitaria, el tamaño de los agentes es decisivo aquí. Como dijimos anteriormente, esto explica las recurrentes crisis coyunturales, ya que los ciclos comerciales son el resultado de una expansión especulativa en ciertos sectores acompañada de contracciones en otros, especialmente porque el comercio exterior no siempre puede mediar correctamente estas contradicciones. Sigue siendo que, dado que la competencia se anula a medio y largo plazo, como señala Marx en sus Manuscritos parisinos de 1844, la explicación de los precios y las ganancias debe encontrarse en otra parte. No obstante, la competencia es la regla de comportamiento a través de la cual funciona el MPC, una regla caracterizada adecuadamente por algunos como la « mente adquisitiva ». Está sobredeterminado por la búsqueda incesante de una mayor productividad y, por lo tanto, la acumulación continua de capital. A nivel sistémico, esto se traduce en las contradicciones inducidas por esta ceguera social subordinada a la lógica del egoísmo privado, también conocido desde Adam Smith como la operación de la « mano invisible ».

El resultado en términos de RS-RA o en términos de equilibrio estacionario o dinámico es el gran e inevitable desperdicio asociado con el MPC, mientras que una serie de necesidades sociales esenciales están menos sin respuesta porque no se consideran solventes. Lamentablemente, incluso Investigación y desarrollo (I + D) sigue esta lógica de acumulación privada. A pesar de las producciones erráticas y desordenadas debido a la « mano invisible », las Ecuaciones RS-RA siguen siendo decisivas para forzar el equilibrio necesario para la Reproducción. Estas ecuaciones definen la demanda social y, por lo tanto, sobredeterminan el equilibrio, tomando prestado un término del gran Louis Althusser. Excepto que con el MPC este equilibrio no solo es ex post, también es infra-social, hasta el punto de que a menudo se puede hablar literalmente de un « equilibrio del cementerio ». (Vea los cientos de miles de muertes asociadas con las reformas monetaristas, que no se refieren solo a las muertes causadas en Chile, América Latina o África, sino también, últimamente, en Grecia, etc. Vea : THE BODY ECONOMIC: why austerity kills, by David Stuckler and Sanjay Basu, HarperCollins Publishers LTD, 2013. A critical review. In http://www.la-commune-paraclet.com/Book%20ReviewsFrame1Source1.htm#thebodyeconomic  ) En mi Synopsis, he mostrado los principales efectos monetarios relacionados con la operación ciega de la competencia capitalista, es decir, con la expresión de la « mano invisible » en la asignación de los recursos de la Comunidad. Aquí también, al igual que para la inflación estructural, conociendo la causa de las desviaciones monetarias, se puede evaluar con mayor o menor precisión su impacto. Esta tarea se haría mucho más fácil gracias al desarrollo de estadísticas marxistas basadas en la función de producción y las ecuaciones RS-RA. Lo mismo ocurre con la inflación importada ya mencionada en mi Tous ensemble, que esencialmente se centra en el tipo de cambio de la moneda nacional y, en consecuencia, en la adecuación de la inserción de la Formación Social Nacional en la Economía Mundial de acuerdo con los parámetros establecidos por productividad microeconómica y competitividad macroeconómica, simplemente porque ningún país puede vivir mucho más allá de sus posibilidades. Gracias a la teoría cuantitativa marxista del dinero, por lo tanto, sabemos cuál es el poder adquisitivo del dinero.

Ahora tenemos que volver al otro problema esencial, a saber, el denominado incorrectamente el « poder adquisitivo de los salarios », que cubre el problema de la equidad de la distribución-redistribución capitalista como se plasma en la « estructura de v » o, si se prefiere , en el « ingreso neto global » de los hogares que define el nivel de vida. En resumen, la « estructura de v » será tanto más precisa cuanto más estrechamente refleje la estructura del RS-RA, incluso teniendo en cuenta la inserción de la Formación Social en la Economía Mundial Capitalista. Se da cuenta de inmediato de que la « estructura de v » es inadecuada en el MPC. Se sacrifica a la lógica de la acumulación económico-privada que produce crisis coyunturales (ciclos comerciales) y crisis estructurales (sobreproducción / subconsumo). Con el Estado social o Welfare State, la « estructura de v » tomó la forma del « ingreso neto global » de los hogares, que es un poco más equitativo que el único salario individual capitalista que coincide con el capitalismo liberal clásico. Esta mejor redistribución de la plusvalía entre trabajo y capital fue totalmente cuestionada por los monetaristas y neoliberales actuales y esto condujo a la mayor depresión desde que se desencadenó la Gran Depresión en 1929. Según las cifras disponibles, alrededor del 7% al 10 o 11% del PIB se transfirió del trabajo al capital desde la década de 1980, años marcados trágicamente por el sello de la contrarreforma monetarista neoliberal; y esta transferencia se llevó a cabo sin compensación alguna por el trabajo, aparte del aumento de la precariedad laboral. Los únicos interludios a esta regresión, inigualables desde los años 20-30, fueron el « Programa Commun » de la izquierda francesa hasta el « punto de inflexión del rigor » de 1983 y la Reducción del tiempo de trabajo – RTT en francés – implementado por la « gauche plurielle ». Y, por supuesto, la Revolución Democrática Bolivariana.

Veamos esto con más detalle.

El tiempo de trabajo socialmente necesario por unidad de producto es el estándar de medición universal de los precios relativos, no el trabajo del trabajador o el SMIC.

Mientras Adam Smith pensaba en términos de trabajo complejo (artesanía, Oficios etc.) que la división moderna del trabajo – fábrica de alfileres o « pin factory » dividiría en una cantidad simple de trabajo – Fourastié adoptó el trabajo del trabajador non calificado como un estándar de medición. Estaba especialmente preocupado por el efecto de la maquinaria y la tecnología en la productividad para elevar el nivel de vida de los ciudadanos. Escribió hermosas páginas comparando la longevidad promedio y el nivel de vida que prevalecía en el momento de su abuela con los de su tiempo. Pero no tenía una teoría científica de la productividad. Intentó, sin embargo, abordar la cuestión rigurosamente sobre la base de hechos « empíricos » diacrónicos y sincrónicos cuidadosamente reunidos. El trabajo del trabajador no calificado permitió analizar estos hechos, ya que se podría suponer que el trabajo del trabajador no calificado permaneció estable en el tiempo y el espacio. De hecho, el Modo de producción capitalista (MPC) se basa en la productividad, que es una intensificación estructural del trabajo, como su forma dominante de extracción de plusvalía. Antes del MPC, todos los modos de producción anteriores se basaban en la extracción del plusvalia absoluta, la duración del trabajo, a veces utilizando la intensidad del trabajo pero de manera transitoria. Fourastié trató de consolidar su punto de partida analítico centrándose en el estudio de ciertas producciones que permanecieron sin cambios hasta el comienzo de la era moderna. Su ejemplo más famoso es la producción de espejos. Habiendo establecido así el trabajo del trabajador no calificado como el estándar de medición, fue posible descomponer los diferentes trabajos en escalas salariales útiles para las comparaciones. Sin una teoría científica de la productividad, esta aproximación sigue siendo muy aleatoria. Y se está volviendo cada vez más frecuente a medida que la productividad capitalista continúa ejerciendo su control sobre la Formación Social Nacional, reduciendo así los viejos Modos de producción que anteriormente coexistían con el MPC en residuos históricos con poco impacto económico. Este es particularmente el caso en el campo con la afirmación del capitalismo agrícola, fuertemente acelerado por el MPC.

El « empirismo baconiano » (expresión de Koyré) que caracteriza la expresión « trabajo simple » o « trabajo del trabajador no calificado » debe dar paso a los conceptos de trabajo abstracto y de tiempo de trabajo socialmente necesario para la Reproducción, el primero de los cuales se refiere a la función de producción, el proceso de producción inmediato, el segundo que expresa el mismo concepto a nivel macroeconómico de Reproducción Simple y Ampliada. En el proceso de producción inmediao formalizado por la función de producción: c + v + pv = M, se afirma un uso específico de los factores de producción. Es analizable en una sociedad dada, es decir, en el contexto de sus condiciones « morales » o civilizacionales, o mejor, paramétricas, como la composición orgánica del capital (v/C) con su plusvalía asociada sistemáticamente (pv/v) .

Esta organización del trabajo y la producción opera una división interna del trabajo, de modo que los oficios – « métiers » en francés – involucrados aparecen en la formalización de la función de producción como trabajo abstracto. En otras palabras, ya no es el comercio o el trabajo complejo específico lo que importa en este nivel, sino el colectivo de trabajo al que pertenece. Sin embargo, dado que la función de producción es controlada por el capitalista que posee los medios de producción, es en este nivel donde se libra una amarga batalla para despojar al trabajador de sus « secretos » y su « artesanía », es decir, su habilidad. transformar otros valores de uso en mercancías. El objetivo del capitalista en este « terreno disputado » – « contested terrain » – es descomponer mecánicamente y recomponer las tareas de una manera más subordinada (taylorismo, micro-taylorismo) para eliminar todo el poder de negociación de los trabajadores especializados.

Para comprender el pasaje del trabajo abstracto, que se ha convertido en un « pensamiento concreto » científico y que ya no es un dato empírico baconiano, al trabajo socialmente necesario, bastará con referirse a los diagramas presentados anteriormente que introducen la productividad en el Sector I (SI). En SI, tomamos C = (c1 + v1) = 100 antes y después de la introducción de la productividad para facilitar la comparación y el análisis de la mutación causada por el aumento de la productividad. A la salida v1: 20 euros = 20 Mp. Después de la introducción de la productividad v1 = 16 euros = 20 Mp pero como v1 debe intercambiar sus Mp en medios de consumo (Cn) y que ahora pasamos de 1 Mp = 1 euro a 1 Mp = 0.8 euros el intercambio de Mp de v1 en Cn dará 16 Cn. Lo cual es congruente con el hecho de que la productividad intensifica la fuerza de trabajo estructuralmente, haciendo que la misma fuerza de trabajo produzca más, aunque ahora representa proporcionalmente menos trabajadores físicos. En esta etapa, podemos enfatizar brevemente la diferencia esencial entre la ley laboral clásica del valor y la de Marx. Sin Karl Marx, la ley clásica del valor es incapaz de explicar la génesis del beneficio. Así es como resumí la cosa en mi « Hi-han: the bourgeois economist’s donkish visual hallucinatory: What is not scientific is not Marxist, and vice versa.» (9):

« Adam Smith, a partir de una ley laboral de valor incompleta, tropezó con una función de producción parcial escrita c + v = M, que es capital constante más trabajo = producto, lo que lo obligó a admitir la ilegitimidad de la ganancia más allá del monto salario del administrador (« (Al capitalista ) le gusta cosechar donde nunca ha sembrado», escribió con cierto desdén, p 47, ed. Sutherland, 1993). Continuando con el razonamiento, Marx restaura la función completa de producción sobre la base de su propia ley de valor científicamente aclarada: la función de producción se convierte en c + v + pv = M, es decir, capital constante + capital variable + plusvalía (o ganancia ) = M. De esta manera, Marx expondrá el misterio del beneficio y la acumulación capitalista, un descubrimiento que todos los burgueses trataron de ocultar sin cesar desde entonces. Marx lo hace magistralmente sin romper la igualdad económica básica entre la suma de las entradas y las salidas de la función de producción, igualdad sin la cual la economía estaría irremediablemente condenada a la irracionalidad. »»

Este carácter incompleto también caracteriza, no digo a los neo-ricardianos que son una banda de verbosas sin la menor sustancia, sino el propio Piero Sraffa. Sraffa era amigo y corresponsal de Gramsci, un hecho que indudablemente influyó en su preferencia por la economía política clásica. De hecho, el secreto de su intento de rehabilitar la economía política clásica contra las diversas narrativas marginalistas, en particular las debidas a los economistas que Joan Robinson denunció con una precisión descriptiva calculada como « bastardos keynesianos », como Hicks, Samuelson y Solow en la primera lugar, se revela por el título de su obra maestra Production of Commodities by means of Commodities, al menos para aquellos que pueden leer. Por supuesto, esto se refería a una canasta de consumo básica o más compleja, en otras palabras, una reformulación indirecta del trabajo socialmente necesario de los esquemas de reproducción de Karl Marx. Excepto que Sraffa, no más que Smith, puede explicar la génesis del beneficio. Por lo tanto, está obligado a utilizar una versión de la transformación simultánea de Tugan-Baranovsky, lo que da una tasa de ganancia exógena. La introducción de la inflación (precios divergentes en relación con el valor de cambio) no cambia esta sobredeterminación por las Ecuaciones RS-RA subyacentes. De hecho, como se puede ver, mis diagramas devuelven cantidades, valores de cambio y precios de una manera completamente coherente. La verificación final es provista por el argumento que Marx expuso magistralmente en el Capítulo de Capital, Libro I, titulado « La última hora de Senior ». Este capítulo suena como una crítica anticipada de todas las falsificaciones del marginalismo. Gracias a la introducción constante de la productividad en la función de producción y las Ecuaciones RS-RA, el trabajo – trabajo abstracto y socialmente necesario – sigue siendo completamente homogéneo, y esto sigue siendo cierto para cada parte del producto, un requisito lógico que Marx enfatiza en el crucial Capítulo mencionado. Por lo tanto, es el tiempo de trabajo socialmente necesario por unidad de producción, teniendo en cuenta la teoría científica de la productividad, lo que sirve como criterio. Lo cual es muy diferente del tiempo de « trabajo simple » en la abstracción de condiciones paramétricas v/C y pv/v. En este tiempo de trabajo socialmente necesario se asocian precisamente las cantidades producidas, así como sus valores de cambio y sus expresiones de precios, teniendo en cuenta las inflaciones cuyos orígenes se conocen ahora.

« Estructura de v », « ingreso neto global » de los hogares y contrato laboral.

Entonces podemos volver científicamente a la cuestión del « poder adquisitivo de los salarios » o del SMIC, una redacción algo confusa como vimos anteriormente, para hacer la pregunta real que se dirige al corazón del sistema y sus contradicciones: a saber, la equidad de la « estructura de v » en la función de producción insertada en las Ecuaciones de Reproducción Simple y Ampliada. Lo que realmente está involucrado es el uso y la distribución de la riqueza creada en el proceso de producción. En resumen, cualquier sistema económico será más coherente ya que los componentes de la « estructura de v » reflejan fielmente las Ecuaciones del RS-RA, teniendo en cuenta la inserción de la FS en la economía mundial. Luego se abre todo el capítulo de la evolución del contrato laboral, y de la negociación colectiva, durante el desarrollo histórico del MPC, el capítulo esencial de la historia de la lucha de clases. La negociación nacional institucionalizada entre los agentes económicos, incluidos los sindicatos, los acuerdos sectoriales y de sucursales fue de la mano de la democratización de la educación. Estas dos tendencias influyeron fuertemente en la determinación social de la escala salarial y de la meritocracia republicana. Esta escala varió de 1 a 14 desde el final de la Segunda Guerra Mundial hasta principios de los 70. Hoy en día, oscila entre 1 y 400 y más, de modo que el ciudadano y economista walrasiano clásico Maurice Allais, ante una desigualdad tan irracional contra la naturaleza, no dudó en hablar de « bandidos ». En cuanto a la meritocracia republicana, dio paso a una sobrerrepresentación grotesca que viola tanto la Constitución como la Ley de Grandes Números. (Me refiero aquí a

http://rivincitasociale.altervista.org/parcoursup-ou-comment-precariser-les-diplomes-encore-en-situation-de-plein-emploi-8-13-dec-2018/ Sobre la evolución del contrato laboral ver:  http://rivincitasociale.altervista.org/smantellamento-dello-stato-sociale-o-welfare-state-anglo-sassone-e-politiche-neoliberali-monetariste-viste-sotto-langolo-del-contratto-di-lavoro/ )
De una manera muy sucinta, pasamos del capitalismo liberal y censitario clásico al Estado social o de bienestar hoy en medio de los últimos disturbios causados ​​por la brutal regresión filo-semita nietzscheana, monetarista y neoliberal generalizada.

Durante la era del liberalismo clásico, la fuerza laboral aparece fríamente liberada de todos sus apegos anteriores, su remuneración se limita al único salario capitalista individual. Los propios trabajadores están tratando de crear fondos de ayuda mutua, pero en esta etapa todos los trabajadores a menudo se ven obligados a trabajar, incluidas las mujeres, los niños y las personas de edad para sobrevivir apenas. El Estado Social o de Bienestar, hecho defensivamente necesario por la Revolución Bolchevique de 1917, se confirmará más tarde con la victoria de la Resistencia en la Segunda Guerra Mundial. Finalmente tendrá en cuenta el hecho de que el trabajador, como miembro de una especie de reproducción sexual, debe renovarse necesariamente en un hogar. El contrato laboral evolucionará para tenerlo en cuenta, afectando así la división previa entre salario y ganancias. Esta transformación de época tomará la forma de lo que he llamado el « ingreso neto global del hogar », que comprende el salario capitalista individual más el salario diferido, es decir, la institucionalización del ahorro en fondos de pensiones, asistencia por desempleo, etc. Además, comprende los gravámenes impositivos sobre el sueldo bruto que retornan en parte a los hogares en forma de acceso universal garantizado a infraestructura y servicios públicos financiados por impuestos generales. El Estado del bienestar también se caracteriza por la generalización del impuesto sobre la renta y la recaudación de las cotizaciones a la seguridad social. Keynes entendió que este ahorro institucionalizado y la nueva imposición progresiva actúan como un apoyo a la intervención del Estado en la economía, haciendo que los circuitos de capital sean más virtuosos. Desde este punto de vista, denunció los efectos perversos de los « espíritus animale s» del capitalismo abandonados a sí mismos. Este « ingreso neto global » de los hogares es la base del nivel de vida de los ciudadanos. Corresponde a una mejor distribución de la plusvalía. Sin embargo, no debe confundirse con el ingreso disponible burgués precisamente porque este último, incluso cuando incluye una parte del ingreso del ahorro personal, deja de lado lo esencial, a saber, el salario diferido y el papel social del gasto público.

De hecho, la expresión « seguridad social » no es una palabra vacía, ya que el nivel de vida se mide, si no principalmente, por la estabilidad temporal de las condiciones materiales de los ciudadanos, el hecho de que los individuos y los hogares se liberan del miedo a el futuro. Por lo tanto, no es una coincidencia que el sistema establecido por el Estado del Bienestar se llamara sistema de seguro social, ya que este seguro se experimenta como un derecho social fundamental consagrado en la Constitución y la Declaración Universal de los Derechos Fundamentales Individuales y Sociales de 1948. El seguro social debe compararse con el sistema anterior basado en el único salario capitalista individual complementado, en el mejor de los casos, con asistencia social caritativa y de recursos probados, además, a menudo, privada y confesional, con el objetivo de la subordinación ideológica de los ciudadanos en cuanto trabajadores. De hecho, el salario capitalista individual iba de la mano de una ciudadanía censitaria. El sistema de seguridad social, en Francia los 4 pilares de la Seguridad Social y la negociación salarial a nivel nacional, forma el corazón palpitante del Estado Social nacido de la Resistencia. Es el que motiva los ataques villanos de diferentes sectores, así como del banco JP Morgan. De hecho, inauguró una democracia industrial y económica, que además está constitucionalizada por el Consejo Económico y Social, hoy vaciado de su papel pero necesita ser rehabilitado con urgencia. Esta democracia industrial y económica debería complementarse con una socialdemocracia participativa, no solo a través de referéndums, sino especialmente a través de la abolición del inútil, arcaico y costoso Senado a favor de extender el papel de los comités parlamentarios. Durante el proceso de recopilación y articulación de la información que conduce a la formulación y revisión de los proyectos de ley legislativos propuestos, la Constitución debe prever la consulta obligatoria de los ciudadanos y los grupos de presión por parte de los comités parlamentarios. Además, el papel del Defensor del Pueblo y las oficinas de Prud’homme  o Ombudsperson debe ser rehabilitado y respaldado por la constitución de « comités de quejas de ciudadanos », lo que tendría la doble ventaja de fortalecer la igualdad legal de los ciudadanos al tiempo que alivia los tribunales de los casos que podrían resolverse más rápidamente en estos niveles. Por supuesto, esto debe hacerse sin evitar el recurso a los tribunales si es necesario. Estas instancias de control democrático son el mejor remedio contra la reificación de la vida social engendrada por el sistema de propiedad privada y por la deshumanización de la burocratización que engendra. Son igualmente clave para la democracia socialista.

Hoy en día, la regresión socio-económica y cultural que sienten los segmentos menos acomodados de la población se debe en gran medida al desmantelamiento del sistema de seguro social, en particular los planes de pensiones públicas, el seguro de desempleo y la atención médica pública. Estas protecciones sociales se han hecho añicos, desaparece la seguridad contra los días lluviosos que es necesaria para el desarrollo armonioso de la vida individual y social. Y con ello, la insuficiencia del salario capitalista individual, el salario neto en el recibo de sueldo, se vuelve cada vez más cruel a medida que aumenta la precariedad y el desempleo. La gestión della rama de seguros de salud de la Sécurité Sociale proporciona un ejemplo revelador … El equilibrio financiero de esta rama se había obtenido brutalmente mediante enormes recortes por valor de 11.65 mil millones de 2016 a 2018, el bisturí monetarista neoliberal continuó imperturbablemente su trabajo en 2019 por un importe esperado de 3.800 millones de euros. ¡Lo que se traduce concretamente en aproximadamente ¼ de la población francesa obligada a renunciar o posponer la atención médica debido a sus costos! (10) Como se explica en Pour Marx, contre le nihilisme (sección Livres-Books de www.la-commune-paraclet.com ), el actual proyecto filo-semita nietzscheano es el del « retorno » forzado de los ciudadanos a una « sociedad de nueva domesticidad y nueva esclavitud.». Las élites de hoy intentan imponer sus narrativas, económicas, climáticas y de otro tipo, para alcanzar este objetivo controlando los « flujos de comunicación autorizados » e imponiendo la « deferencia a la Autoridad », una autoridad autoproclamada encarnada por representaciones excesivamente y grotescamente sobra-representadas. Cuando su tergiversación ideológica grave no se aprueba, cuando la víctima no se ve obligada a adorar a sus torturadores, el Poder está listo para usar el Martillo Nietzscheano de una manera constitucional, por ejemplo, prestando permanentemente varios aspectos de las medidas de emergencia del Estado. Por eso he advertido correctamente contra la « palestinizacion » de los franceses y los europeos. (Ver http://rivincitasociale.altervista.org/la-palestinisation-de-la-france/ ) Últimamente, todavía vemos personas que nunca han sido elegidas, autoproclamándose a sí mismas como representantes de la Izquierda … por supuesto, con el entusiasta apoyo de los medios de comunicación!

Por lo tanto, solo podemos acoger con satisfacción el hecho de que los Gilets jaunes ya no son engañados y reclaman en voz alta y clara sus derechos como ciudadanos. Después de todo, el cuello del derecho divino, el de la auto-elección exclusivista para ser claros, ya ha sido cortado y el pueblo soberano es la única autoridad suprema dentro del marco de su Constitución igualitaria democráticamente adoptada. El « ingreso neto global » de los hogares abre el camino a una concepción de la plusvalía, que ya no se concibe como una mera ganancia para el beneficio exclusivo del capitalista, sino como una plusvalía que tiene una valencia social y que también implica una regulación colectiva. al menos para evitar las crisis recurrentes producidas inevitablemente por el capitalismo cuando se abandona a lo que Keynes llamó sus « espíritus animales ». Esto abre el camino a la transición, pacífica o menos, de la plusvalía simple a una plusvalía social que la Comunidad gestiona cada vez más colectivamente por el bien de toda la Comunidad. En lo que respecta a la transición pacífica al socialismo, me refiero al capítulo «Réformes démocratiques révolutionnaires ou lamentable Rossinante du réformisme» en mi Tous ensemble (véase la sección Livres-Books de www.la-commune-paraclet.com ). Reflexionando sobre los efectos de la productividad capitalista, Keynes, fuertemente influenciado, sin admitirlo, por el gran marxista Paul Lafargue, incluso previó la llegada de la semana laboral de 15 horas en sus Ensayos de persuasión. Consulte  «Las posibilidades económicas para nuestros nietos» (1930) en http://www.econ.yale.edu/smith/econ116a/keynes1.pdf  o https://assets.aspeninstitute.org/content/uploads/files/content/upload/Intro_and_Section_I.pdf Paul De Marco, San Giovanni in Fiore (cs), 31 de diciembre de 2018 (Traducción 28 de octubre de 2019)

Notas:

1) Según Böhm-Bawerk, la ley del valor expuesta en el Libro I del Capital fue contradicha por el uso de los precios de producción que aparecen en el Libro III. Allí vio una contradicción lógica letal ex ante / poct hoc y cantó la victoria alegando haber destruido así las afirmaciones científicas de Marx “raíces y ramas”. En mi Tous ensemble, he mostrado cómo se revela como un auténtico « pitre » – en términos técnicos según el concepto expuesto en mi Pour Marx, contre le nihilisme. Como he demostrado, este problema Böhm-Bawerkiano es una pura fabricación que no tiene mucho que ver con Marx, quien no escribió el Libro III, sino que fue publicado después de su muerte con la « ayuda » del renegado Kautsky y en parte con la del otro renegado Bernstein. Además, he demostrado que si existe una contradicción ex ante / ex post, se refiere a todas las variantes de las teorías económicas burguesas y, en particular, a las versiones marginalistas. Por ejemplo, el razonamiento de las curvas de oferta y demanda. Pitres siempre seguirá siendo pitres. 2) Esta es la definición clásica de poder político.

3) El interés – interés clásico – se deduce de las ganancias, ya que el capitalista dedicado a la producción debe pagar sus préstamos bancarios. Véase, por ejemplo, la oposición icónica de H. Ford y JP Morgan. (ver https://archive.org/details/TheInternationalJew_655 ) Marx, luego Lafargue, Hilferding y Lenin distinguieron entre capital comercial, capital industrial, capital bancario y capital financiero. La importancia de estas distinciones conceptuales surge de manera brillante en los estudios históricos de las luchas de clases en Francia escritos por el propio Marx. Posteriormente, los marxistas de la posguerra desarrollaron el concepto de internacionalización del capital de producción para dar cuenta de la expansión global de las empresas multinacionales. Como se indica en mi Synopsis of Marxist Political Economy, después de la contrarreforma monetarista neoliberal Reagan y aún más después de la derogación de la Ley Glass Steagall en 1999, hemos pasado a una fase de hegemonía del capital especulativo con su interés especulativo. Esta hegemonía se caracteriza por el empoderamiento del capital especulativo ahora liberado de cualquier segregación funcional entre depósitos, inversiones, seguros y cajas de ahorro o cooperativas de crédito, el llamado « banco universal ». Luego opera legalmente como un sector económico separado, de modo que su productividad específica dicta su ley para todo el sistema de Reproducción RS-RA. Para la economía real, esta « productividad » es inmejorable dada su relación de masa fija de capital / salario. El interés especulativo aparece legalmente como una tasa de ganancia legítima, más que como una deducción de la ganancia que continúa siendo, lo que, por supuesto, es insostenible, como lo demuestran, por ejemplo, los niveles del Roe- return over equity. Hoy este sector financiero especulativo representa casi el 9% del PIB suizo y estadounidense, excluyendo la banca en la sombra- shadow banking- , OTC y otros « desechos ». Así, la economía especulativa canibaliza la economía real.

Si es cierto que el marginalismo no puede distinguir entre ganancias e intereses o entre economía real y economía especulativa, entonces con la hegemonía del capital especulativo, el sistema autodestruye su base productiva. Por lo tanto, ya no solo estamos hablando de simples « burbujas » que eventualmente pueden ser purgadas. Si, además, con sus planes de rescate recurrentes, el Banco Central repone este capital especulativo con el pretexto de que las instituciones financieras son « demasiado grandes para quebrar « o « too big to fail », entonces estamos abandonando el marco capitalista de la competencia por completo. En este contexto competitivo específico, las purgas vinculadas a crisis coyunturales (ciclos comerciales) operaban como mecanismos cibernéticos de autocontrol, al menos parcialmente.

Estas purgas se hicieron necesarias por la recurrencia debido a la operación del sistema bancario fraccional abandonado en manos de una acumulación privada insensible a los requisitos de simetría intersectorial proporcional, la expansión en un sector va de la mano con las contracciones en otras partes del sistema. Entramos entonces – « una vez más » como bajo los regímenes fascistas de los años 30? – en un sistema económico filo-semita nietzscheano que afirma estar peligrosamente más allá de sus propias leyes sistémicas con la esperanza de evitar su destino histórico, es decir, su sustitución por un nuevo modo de producción más democrático y más eficiente, uno que estar en mejores condiciones para conciliar el desarrollo de las fuerzas productivas y las relaciones sociales de producción. Claramente, a pesar de nuestras constituciones igualitarias, estamos presenciando una regresión socio-económica y cultural de la explotación capitalista hacia una explotación más cruda del Hombre por el Hombre determinada por la creencia en una elección exclusiva, divina o racial, más allá del bien y el mal. Me refiero aquí a mi “Nietzsche as an awakened nightmare” as well as my « Heidegger or the intimate corruption of the soul and of human becoming » en la sección Livres-Books de www.la-commune-paraclet.com

4) Aquí está el diagrama de Tugan-Baranovsky:

c1 + v1 + s1 = c1 + c2 + c3

c2 + v2 + s2 = v1 + v2 + v3

c3 + v3 + s3 = s1 + s2 + s3

 

5) Con respecto a la huella ecológica de Hulot, consulte « Hulot et ses neuf véhicules : le ministre de l’écologie affirme rouler en électrique » https://www.youtube.com/watch?v=ws7QyHmcidA. Vea tambien  « Défi aux écologistes, au GIEC et à tous les apôtres du réchauffement climatique » (14 June 2007) – en los  Commentaires d’actualité of www.la-commune-paraclet.com

En lo que respecta a las curvas de oferta y demanda, ya he denunciado este procedimiento idiota según el cual, para trazar la curva de demanda, uno debe proporcionar la tabla de suministros en precios y viceversa para la curva de oferta, entonces se superponen dos curvas y ¡Voilà! Eres el orgulloso propietario del … ¡justo precio de mercado! Por supuesto, este sinsentido idiota y pueril requiere una buena dosis de deferencia hacia la autoridad auto-conferida, los pseudo Premios Nobel en la « ciencia triste « – « dismal science » -, así como un buen control de los flujos de comunicación, es decir, la supresión preventiva de la pluralidad. en la disciplina y la evaluación académica según el número de publicaciones en revistas especializadas tan falsas como incestuosas, incluidas 5 en particular … Lástima para la ciencia y su deontología … 6) Para Janet Yellen sobre inflación, ver: http://rivincitasociale.altervista.org/the-fed-finally-admits-it-does-not-know-what-inflation-is-sept-21-2017 /   7) Para las formas de extracción de plusvalía, consulte la distinción esencial entre duración, intensidad coyuntural, intensidad estructural o productividad y plusvalía social en el ensayo « Norme CDI ou précarité » en la seccion Commentaires d’actualité de www.la-commune-paraclet.com . Vea tambien  Tous ensemble and Synopsis of Marxist Political Economy, en la seccion Livres-Books, idem.

8) Vea el hermoso estudio de Barnet & Müller Global reach: The power of the multinational corporations, Simon & Schuster, 1974. For an update see, « Tepper: American Corporations Are Winning Their War On Capitalism », Tue, 11 / 27/2018 – 21:10 https://www.zerohedge.com/news/2018-11-27/tepper-american-corporations-are-winning-their-war-capitalism 9) For « Hi-han: the bourgeois economist’s donkish visual hallucinatory: What is not scientific is not Marxist, and vice versa », vea Download Now en la seccion Livres-Books de  www.la-commune-paraclet.com   10) Vea el artículo al que se hace referencia a continuación como (5). Dado que los conceptos y las políticas tienen un origen de clase definido, probablemente valga la pena mencionar que el sumo sacerdote de este monetarismo neoliberal filo-semita nietzscheano no es otro que von Mises, el judío fascista austriaco que fue asesor del canciller fascista austríaco antes del Anschluss . Obligado a huir, sin embargo, nunca cambió de opinión como lo demuestra su trabajo y, en particular, su libro Socialism, una colección harapienta de clichés rancios hoy claramente inconstitucionales y dirigidos contra cualquier forma de intervención estatal en la economía, denunciada indiferente y peyorativamente como Una forma de « socialismo ». Para dar solo un ejemplo, en este trapo que, sin embargo, ha ganado autoridad, a través de la Société du Mont-Pèlerin, por ejemplo, en la Universidad de Chicago y ahora en Europa, incluida Francia, von Mises simplemente afirma que la enfermedad en realidad es causada por la existencia del hospital público y la atención de salud pública, de lo contrario, sería simplemente una función de Voluntad, y presumiblemente del acceso a hospitales privados, vea von Mises Socialism en https://mises.org/library/socialism-economic-and-sociological-analysis, pp. 475-476. Obviamente, los Dalit en la India con una esperanza de vida promedio de 40 a 42 años tienen poco lujo de estar enfermos. Pero cuando ¼ de los ciudadanos franceses se ven obligados a renunciar a la atención, comienza a ser mucho … La situación ya es peor en otros lugares, por ejemplo. en Italia.

XXX

Some quantified articles on the standard of living

1 ) « Gilets jaunes » et niveau de vie, les 10 graphiques de la colère

La question du pouvoir d’achat et du trop d’impôts sont au cœur des revendications des « gilets jaunes ». Retour en graphiques sur les raisons économiques et sociales de cette mobilisation.

Par Service infographie Publié hier à 10h57, mis à jour à 08h36

https://www.lemonde.fr/societe/article/2018/12/05/niveau-de-vie-les-10-graphiques-de-la-colere_5392911_3224.html

2 ) Que reste-t-il après avoir payé les factures ? Le pouvoir d’achat miné par les dépenses contraintes

Loyer ou prêt, énergie, télécoms, assurances… le poids des dépenses « préengagées » explique la sensation de baisse du pouvoir d’achat des plus modestes, relayée par le mouvement des « gilets jaunes ».

LE MONDE | 14.11.2018 à 15h14 • Mis à jour le 14.11.2018 à 15h49 | Par Anne-Aël Durand https://www.lemonde.fr/les-decodeurs/article/2018/11/14/que-reste-t-il-apres-avoir-paye-les-factures-le-pouvoir-d-achat-mine-par-les-depenses-contraintes_5383539_4355770.html

3  )Le revenu disponible des Français a baissé de 440 euros entre 2008 et 2016

D’après une étude réalisée par l’Observatoire français des conjonctures économiques et publiée mardi, la perte avoisine les 160 euros pour les 5 % de foyers les plus modestes.

Par Elise Barthet Publié hier à 18h00, mis à jour à 10h50 https://www.lemonde.fr/economie/article/2018/11/20/le-revenu-disponible-des-francais-a-baisse-de-440-euros-entre-2008-et-2016_5386140_3234.html

4 ) Près de 40% des CDI conclus durent moins d’un an

Par Jean-Christophe Chanut  |  23/01/2015, 14:02  |  594  mots https://www.latribune.fr/actualites/economie/france/20150123trib08c402656/pres-de-40-des-cdi-durent-moins-d-un-an.html

5 ) Le gouvernement serre à nouveau la ceinture de la Sécu, exigeant 3,8 milliards d’économies en 2019

Par latribune.fr  |  25/09/2018, 9:21  |  434  mots https://www.latribune.fr/economie/france/budget-le-gouvernement-serre-a-nouveau-la-ceinture-de-la-secu-exigeant-3-8-milliards-d-economies-en-2019-791531.html

(Comentario rápido: el sistema tiene un superávit hoy debido a los recortes de 3.400 millones de euros en 2016, 4.05 en 2017, 4.2 en 2018 y 3.8 en 2019, ¡entonces 11.65 mil millones hasta 2018 para un total de 14.45 mil millones de euros en 2019! Por el contrario, gracias a las contribuciones sociales – y los ingresos fiscales generales – resultantes de la creación de empleos RTT a tiempo completo, la « gauche plurielle » había eliminado casi por completo el déficit de la Sécurité Sociale al tiempo que extendía la cobertura y los beneficios para todos ciudadanos y residentes. Hoy, «Selon une étude de l’Observatoire des non-recours aux droits et aux services (Odenore) datée de 2016, menée auprès de 29 000 assurés dans 18 caisses d’assurance maladie, plus d’un quart aurait renoncé à des soins . » en https://www.ouest-france.fr/sante/assurance-maladie-une-aide-pour-les-francais-qui-renoncent-se-soigner-4894463 ! Y las colas y el tiempo de espera se alargan …)

6 ) Les ultrariches, grands gagnants de la fiscalité Macron

Le pouvoir d’achat des ménages les plus modestes reculera sous les effets cumulés des budgets 2018 et 2019.

LE MONDE | 12.10.2018 à 11h31 • Mis à jour le 13.10.2018 à 09h30 | Par Audrey Tonnelier https://www.lemonde.fr/politique/article/2018/10/12/les-ultrariches-grands-gagnants-de-la-fiscalite-macron_5368373_823448.html

7 ) « CumCum », « CumEx » : le scandale des dividendes expliqué simplement

Les schémas utilisés par les traders pour optimiser ou frauder l’impôt sur les dividendes sont complexes. On vous les explique simplement.

LE MONDE | 18.10.2018 à 06h00 • Mis à jour le 18.10.2018 à 06h09 | Par Agathe Dahyot

https://www.lemonde.fr/cumex-files/article/2018/10/18/cumcum-cumex-le-scandale-des-dividendes-explique-simplement_5371018_5369767.html

Comments are closed.